He aquí algunas de las emociones y sensaciones “extrañas” que quizá hemos experimentado en alguna ocasión:


 

 

1. Amae (甘えの構造 Amae no Kozo)

La palabra “amae” proviene del japonés y significa, literalmente, “comportarse como un niño mimado”, pero en el sentido más positivo del término. De hecho, en Japón se utiliza para referirse a esa agradable sensación que implica abandonarse, olvidarse de sí mismo y confiar en los cuidados que nos prodiga una persona amada, como la pareja o una madre. Esta emoción es tan agradable porque nos permite regresar a la infancia y volver a experimentar esa sensación de protección.



2. L’appel du vide

¿En alguna ocasión has estado en lo alto de un edificio y has sentido el impulso de tirarte? ¿O mientras vas conduciendo, has pensado en girar el volante rápidamente para salir de la carretera? Los franceses llaman a ese impulso repentino “l’appel du vide”, y no significa necesariamente que en su base se esconda una idea suicida ni indica que la persona vaya a cometer ese acto. De hecho, ellos creen que se trata de “la llamada del vacío”, de una especie de fuerza difícil de explicar que nos incita a hacer cosas peligrosas pero que en el fondo nos sirve para recordarnos que no siempre es bueno dejarse llevar por el instinto.



3. Awumbuk

Esta emoción se parece a nuestra sensación de melancolía, pero es mucho más específica ya que los indígenas de Papúa Nueva Guinea la utilizan para indicar esa sensación de vacío que experimentamos cuando una persona que nos ha visitado se va. En ese momento la casa se vacía repentinamente y nos sentimos profundamente solos. Para llenar ese vacío las personas de Baining, en Papúa Nueva Guinea, realizan un ritual único: cuando las personas se van, llenan un bol de agua, que captura toda esa energía negativa. Al día siguiente tiran esa agua, con todas las sensaciones negativas, y la vida sigue su curso.



4. Ilinx

Se trata de una palabra francesa que se utiliza para indicar esa extraña excitación que experimentamos con la idea de destruir algo. Se refiere a ese impulso que nos recorre cuando tenemos algún objeto frágil en nuestras manos y nos asalta la idea de tirarlo al suelo y romperlo. Esta sensación surge del deseo de crear caos, lo cual es perfectamente comprensible ya que vivimos en una sociedad donde todo está tan perfectamente organizado y etiquetado que puede resultar agobiante. De hecho, esta sensación suele aparecer en esos momentos en los que nos sentimos atrapados.



5. Malu

“Malu” es una palabra que se utiliza en Indonesia para indicar una sensación que implica sentirse inferior a los demás. De hecho, se trata de una molesta sensación en la que se entremezclan diferentes emociones y sentimientos, como vergüenza, timidez y frustración. Podemos experimentarla cuando vamos solos en el elevador con nuestro jefe y no nos sentimos cómodos. En ese momento perdemos repentinamente toda la confianza en nosotros mismos y en su lugar nos sentimos avergonzados. De hecho, esa sensación puede llegar a ser tan fuerte que nos bloquea psicológicamente. Cuando la persona desaparece, experimentamos un gran alivio.



6. Pronoia

Se trata de una sensación preciosa, que probablemente hemos experimentado sin saber cómo se llamaba. De hecho, es exactamente lo contrario a la paranoia ya que implica sentir que todo está yendo en la dirección justa. Es una sensación que nos llena de energía positiva pues sentimos que todas las estrellas se han alineado y que estamos navegando con mucha buena suerte. A la vez, sentimos como si algo nos protegiera y tenemos la certeza de que, al menos en lo inmediato, todo nos saldrá bien.



7. Torschlusspanik

Esta palabra alemana se utiliza para indicar la sensación de que el tiempo está pasando muy deprisa. Es una sensación que podemos experimentar a medida que los años pasan, sobre todo si no estamos satisfechos con lo que hemos logrado en la vida. También implica la sensación de estar a punto de perder el tren, el miedo a desaprovechar la oportunidad de nuestra vida. De hecho, torschlusspanik, que sería algo así como “pánico a que se cierren las puertas”, encierra la preocupación por el paso del tiempo y la sensación de que no estamos aprovechándolo lo suficiente.


8. Iktsuarpok

Esta palabra Inuit se utiliza para referirse a esa sensación que prácticamente todos hemos experimentado en alguna ocasión cuando esperamos a alguien con auténtica ansiedad. Es esa espera expectante que nos obliga a pararnos en la ventana o en la puerta, para ver si la persona que estamos esperando ya ha llegado, aunque sepamos que aún no es la hora. Iktsuarpok es la palabra que denota esa espera que encierra ansiedad e impaciencia pero también esperanza e ilusión.



9. Mono no aware

Se trata de una palabra japonesa que implica una emoción particularmente compleja donde se entremezclan la sensibilidad, la sorpresa y la tristeza. Solemos experimentar esta emoción ante la belleza de las cosas o las relaciones efímeras, como cuando visitamos un lugar precioso que será demolido o apreciamos una flor preciosa que muy pronto se marchitará, por ejemplo. Esta emoción nos dice que estamos disfrutando de algo único, que muy pronto dejará de existir, por lo que experimentamos alegría pero también tristeza. Se trata de una emoción muy profunda porque, de cierta forma, también nos enfrenta con nuestra propia mortalidad.



10. Gezelligheid

Se trata de una palabra holandesa que se utiliza para indicar una agradable sensación de calidez e intimidad que hace que nos sintamos a gusto y protegidos. Se suele usar para denotar esos momentos especiales de intimidad con los amigos o la pareja, pero también podemos experimentar esa sensación en lugares que tengan una atmósfera muy acogedora y cálida que nos haga sentir seguros y en casa.







Para los que no creéis en el tarot. Para los que pensáis que eso no es posible y que los videntes no existen, ahí os dejamos un reto.
Nuestro equipo es un desafío para los incrédulos y un talismán para los que saben de MundomagicoTV.
Si estáis interesados en realizar algún curso de tarot con nosotros os dejamos la dirección de contacto info@mundomagicotv.com
Consulta el tarot con l@s mejores tarotistas españoles sin esperas innecesarias ni engaños en el  955290078 / 806 506 222



EL RONRONEO DE GATO TIENE BENEFICIOS PARA LA SALUD DE LAS PERSONAS:

 EL RONRONEO DE GATO TIENE BENEFICIOS PARA LA SALUD DE LAS PERSONAS:





Diversos estudios de los últimos años ponen de manifiesto que efectivamente, el ronroneo del gato tiene muchos beneficios para nosotros, y actúa en las personas en distintos planos, tanto físicos, como emocionales y afectivos. Los estudios han demostrado que las personas que conviven con gatos tienen menos visitas anuales al doctor, tienen menos problemas para conciliar el sueño, y además tienen menos probabilidades de tomar medicación para el corazón. ¿Impresionado? Pues esto no es todo, estos son algunos de los efectos positivos del ronroneo sobre los humanos que viven con gatos:


1. El primer gran beneficio es que este sonido nos hace sentir bien a nivel emocional : 

Descansar cerca de nuestro gato mientras escuchamos su ronroneo, es un gran placer, sí señor! Y tal vez ese sea el auténtico milagro del ronroneo, ya que pocos  beneficios pueden ser mayores que el de sentirse bien, a gusto, tranquilo y feliz -aunque sólo sea por unos minutos!



2. El ronroneo de los gatos nos relaja y disminuye nuestro estrés.

Acariciar un gato mientras ronronea nos relaja y calma los nervios. Este es un beneficio muy importante, piensa que el estrés es uno de los mayores desencadenantes de otras enfermedades.


3. El ronroneo del gato ayuda a nuestro sistema inmunológico:

Imagina que tu cuerpo está sano y de pronto te sometes a mucho estrés durante unos días o una temporada. Sólo ese nuevo factor, el estrés, pone una increible “presión extra” sobre tu salud y hace que el cuerpo “no llegue a todo”. El cuerpo gasta mucha energía en la situación que le estresa y de esa manera las defensas se pueden debilitar mucho.
Como hemos dicho que la vibración del ronroneo relaja, es lógico que a la vez ayude a nuestras defensas y favorezca el sistema inmunitario de nuestro organismo.



4. El ronroneo del gato puede ayudar a nuestro cuerpo a superar las infecciones más fácilmente:

Otro beneficio, es que parece ser que pequeñas infecciones y otras dolencias se superan más fácilmente si estamos cerca de un gatito ronroneador!


5. La frecuencia de vibración de este sonido puede ayudar a sanar músculos y tendones:

Los músculos, y el tejido blando en general pueden sanarse y recuperarse más facilmente con la ayuda de la frecuencia de vibración del ronroneo.


6. Su frecuencia favorece a la salud de nuestros huesos:

Se cree que las frecuencias entre 25 y 50 Hz son las mejores para ayudar a la recuperación y salud de los los huesos.
Recuerda lo que dijimos antes, la frecuencia del ronroneo del gato está entre los 20-140 Hz, así que tiene sentido pensar que un ronroneo de gato cerca cada día puede ayudar a mejorar la salud de los huesos.


La conexión magnética entre el Sol y la glándula pineal

La relación entre la glándula pineal y el Sol es un emblema de la relación entre el hombre y el cosmos. Probablemente uno de los ejemplos más estimulantes y significativos del principio hermético más citado en el ámbito de la esoteria: “cómo arriba, es abajo” (la holofrástica de la existencia). Un principio de correspondencia que pese a ser el fundamento cognitivo de la “ciencia” antes de la ciencia, es decir de los padres de la ciencia (de personajes como Paracelso, Giordano Bruno y el mismo Isaac Newton, quien hizo una traducción de la Tabla Esmeralda), ha sido relegado al terreno de la superstición o del pensamiento mágico; relumbrando herejía en la estructura racional de la mente científica. Sin embargo, hoy en día tenemos evidencia “científica” que sugiere convincentemente que el cosmos –”el mundo de las esferas”—tiene una influencia en la psicobiología humana. Y la clave para entender esta “influencia”, no ya sólo desde el plano simbólico de la astrología, es la glándula pineal, ese gran misterio de la psique.

Este acercamiento a este enigmático tema –sin duda una de las vetas centrales del misticismo humano—viene a colación de las recientes tormentas solares que han estado arribando al planeta con renovada intensidad, como generalmente ocurre en julio, pero marcando esta vez una especie de despertar dentro del ciclo de 11 años de nuestra estrella central. La posibilidad de que nuestro estado de ánimo e incluso nuestro estado de salud general se vea afectado por una emanación de partículas energéticas en el Sol hace algunos años les habría parecido como una aberración o un anatema a la mayoría de los científicos; hace cientos de años, les habría parecido como algo completamente natural e ineludible. Hoy en día algunos estudios, y sobre todo un entendimiento del funcionamiento de los campos magnéticos y de la glándula pineal, muestran claramente que las llamadas tormentas solares inciden en nuestro estado de ánimo y en nuestro comportamiento.


El efecto de las tormentas solares en tu cerebro

 

 

El prestigioso sitio de divulgación científica New Scientist publicó hace 4 años un artículo en el que se citan una serie de estudios que investigan la relación entre las tormentas solares, el geomagnetismo y el comportamiento humano. Particularmente interesante es el trabajo del científico ruso Oleg Shumilov, quien, partiendo de la premisa de que muchos de los animales son sensibles a los campos magnéticos (¿y por qué no el ser humano?), investigó la afectación del geomagnetismo en la psique humana. Shumilov correlacionó datos de la actividad geomagnética de 1948 a 1997 y descubrió que durante los picos de actividad, de marzo a mayo, en julio y en octubre –detonados por tormentas solares– había un incremento paralelo en el número de suicidios en la ciudad de Kirovsk (un estudio en Australia y otro en Sudáfrica replicó el hallazgo de Shumilov).
Otro estudio, realizado por Michael Rycroft, ex director de la Sociedad Europea de Geociencias, encontró una correlación entre perturbaciones cardiovasculares y perturbaciones geomagnéticas. Según Rycroft, problemas de salud geomagnéticos afectan hasta al 15% de las personas (así que tal vez tú seas una de ellos, por si querías descubrir el algoritmo de causas y efectos que determinan tu estado de salud actual).
Tal vez no sea la Luna (o por lo menos no sólo ella), también magnética, la que nos altera las hormonas y desquicia. Un estudio publicado en el British Journal of Psychiatry (todos estos estudios pueden ser consultados en el link a New Scientist) muestra un incremento del 36.5% en hombres admitidos a un hospital por depresión en la semana posterior a una tormenta geomagnética.
¿Cómo es que estas llamaradas solares, también responsables de los sublimes fuegos de plasma de las auroras, nos afectan tanto? Al parecer se debe a que alteran nuestra producción de melatonina, un neurotransmisor que se produce en la glándula pineal, responsable de regular nuestro patrones de sueño y biorritmos. Según la psiquiatra de la Universidad de Columbia, Kelly Posenr, la actividad geomagnética puede “desincronizar los ritmos circadianos y la producción de melatonina”.
La glándula pineal es una glándula endocrina que yace entre los dos hemisferios cerebrales, a la altura del entrecejo. Aunque no se conoce bien a bien su funcionamiento –hasta hace poco más de 50 años se pensaba que era un excedente de la evolución sin una función determinada, acaso solamente el centro de numerosas especulaciones. Hoy sabemos que por lo menos produce melatonina, una hormona cuya producción se ve afectada por la luz. La oscuridad, por ejemplo, hace que se secrete melatonina –y es por esto que nos es más fácil dormir en la oscuridad (pero en realidad diferentes longitudes de onda de luz hacen que se secrete melatonina en diferentes frecuencias).
Esta hormona juega un papel también en el trastorno afectivo estacional (“la depresión invernal”); interactúa con el sistema inmunológico, tiene propiedades de antienvejecimiento y sirve como antioxidante.


Si bien es importante recalcar que para la ciencia actual la glándula pineal es todavía una región relativamente inexplorada, sabemos que contiene vestigios de una retina y parece operar como transductor magnético. Las células pineales citas en muchos vertebrados no-mamíferos son similares a las células de la retina (algunos reptiles cuentan con un tercer ojo parietal fotosensible que les permite usar al Sol como compás; las aves son capaces de “ver” el campo magnético a través de fotorreceptores que se encuentran en la glándula pineal ). Algunos científicos creen que las células pineales en todos los vertebrados comparten un ancestro evolutivo en común con las células retinales (no es quizás casualidad que la glándula pineal históricamente sea identificada con “el tercer ojo” o con un ojo dormido, literalmente parece que es un tercer ojo dormido).
Aunque las producción de melatonina en la glándula pineal podría estar determinada por una conexión con los nervios ópticos, es interesante explorar la posibilidad de que esta pequeña glándula en forma de cono de pino tenga, en sí misma, una cierta capacidad fotorreceptora y magneto receptora. Recientemente se ha descubierto la presencia de minerales ferromagnéticos (es decir que pueden actuar como magnetos) en la glándula pineal. Un estudio realizado en la Universidad de Ben Gurion, en Israel, encontró la presencia de microcristales de calcita en la glándula pineal. Los autores del estudio señalan que “estos cristales podrían ser responsables de una transducción biológica electromagnética”, lo que es sugerido por su “estructura y propiedades piezoeléctricas”. ¿Son estos minerales los que interactúan con los campos geomagnéticos producidos por la lluvia de fotones del Sol que choca con la atmósfera de la Tierra?
Por otro lado, el Dr. Andrew Nichols ha determinado una correlación entre la actividad geomagnética y la perececpión de fen.



Puedes encontrar más información sobre este y otros témas esotéricos en www.mundomagicotv.com

Conócenos en Twitter  FacebookGoogle+ 


Muy buenas razones para ser positivo

La gente es ilógica, irrazonable y egoísta.
Ama a la gente de todos modos.
Si haces el bien, se te acusará de hacerlo con intenciones ocultas.
Haz el bien de todos modos.
Si triunfas, ganarás falsos amigos y verdaderos enemigos.
Triunfa de todos modos.
El bien que haces hoy será olvidado mañana.
Haz el bien de todos modos.
La honestidad y la franqueza te hacen vulnerables.
Se honesto y franco de todos modos.
Los más grandes hombres con las más grandes ideas pueden ser derribados por los más pequeños hombres con las mas pequeñas mentes.
Piensa en grande de todos modos.
La gente necesita realmente ayuda pero puede llegar a atacarte si los ayudas.
Ayuda a la gente de todos modos.
La gente lucha por los indefensos pero sólo sigue a los que se pueden defender.
Pelea por los indefensos de todos modos.
Lo que cuesta años construir, se puede destruir en una noche.
Construye de todos modos.
Da al mundo lo mejor de ti y el mundo te lanzará un puntapié.
Da lo mejor de ti de todos modos.

La ciencia que está borrando la frontera entre la vida y la muerte



“Después de 4.500 compresiones torácicas, ocho descargas de desfibrilador e incontables viales de adrenalina, el #Corazón del paciente había empezado a latir de nuevo”, dice Parnia en su Libro Resurrecciones. La ciencia que está borrando la frontera entre la vida y la muerte’. Pero el #Milagro no fue ese, porque después de 24 horas -tiempo suficiente para que los médicos encontraran la causa del paro cardiaco- el paciente volvió a la senda de la recuperación gracias a que todo este tiempo su cuerpo fue sometido a un enfriamiento, de hasta 33ºC, mediante una máquina especial denominada ‘Sol Ártico’, para evitar que sus neuronas resultaran dañadas de forma irreversible.
Aún estuvo unos días en coma inducido para favorecer su recuperación. Joe Tiralosy, que así se llamaba el paciente, regresó a casa sin secuelas neurológicas.


A diferencia de lo que cuenta Parnia en su libro, los #ManualesdeReanimación establecen un tiempo límite: “El concepto básico para reanimar es cuanto antes mejor, y 10 minutos es el periodo máximo”. Pero hay quienes no se conforman con los manuales, y van #MásAllá, aplicando técnicas como la hipotermia descrita por #Parnia. Incluso las neuronas podrían sobrevivir durante horas, según algunos expertos.

La utilización de medios mecánicos, como la oxigenación por membrana extracorporal (un tratamiento que utiliza una bomba para hacer circular la sangre a través de un pulmón artificial y la devuelve al torrente sanguíneo) o la hipotermia, que disminuye la temperatura corporal de modo controlado, ayudan a extender en el tiempo el proceso de la muerte, para poder revertirlo.


Hemos aprendido que si el nivel de oxígeno en la sangre de alguien es bajo hay que ponerle oxígeno y si la presión cae hay que subirla. Pero lo que está ocurriendo cuando falta oxígeno es que las células lo interpretan como una señal para poner en marcha el interruptor de la muerte, que lleva a un suicidio celular programado. Y estamos empezando a ser capaces de modificar ese suicidio celular programado solo un poco, lo suficiente para recuperar la función normal de las células de una forma que no depende solo de poner oxígeno al paciente o elevar su presión arterial. Este es el nuevo horizonte.


En ese nuevo horizonte empiezan a derribarse viejo #Dogmas: «Nos estamos dando cuenta de que algunas nociones sobre la irreversibilidad del daño cerebral no son ciertas».
Todos estos nuevos conocimientos podrían significar que, en unas décadas, la muerte clínica tal como hoy la entendemos podría tener un punto de retorno. O, en otras palabras, que sería posible volver de la muerte tal y como hoy la entendemos.